jueves, 28 de marzo de 2013

EL VIENTO - POEMA DE CARLOS BASABE CERDÁ.

ESCRITORES
PATAGÓNICOS.
           

EL VIENTO.

HA LLEGADO DESDE EL SUR,  SABE DIOS  QUIEN LO HA TRAÍDO                         
PERO LLEGA DESPACITO Y SE AGRANDA EN UN INSTANTE
LEVANTANDO POLVAREDAS DE ESA TIERRA YA GASTADA
CORPÚSCULAS SALITRERAS DEL BARDAL AGONIZANTE

 
Y SE QUEDA ALGUNOS DÍAS COMO VISITA MOLESTA
EL VIENTO NO TIENE PAZ, CUANDO LLEGA ACALORADO
SE METE POR LAS RENDIJAS SIN PEDIR PERMISO A NADIE
HASTA EN LOS OJOS MOLESTA, POR NO DECIR OTRO LADO

EN ÉPOCAS DE DESMONTE, CUANDO GRINGOS CHACAREROS
ENRASARON EL TERRUÑO, CON RASTRONES, PICO Y PALA
EL VIENTO FUE EL ENEMIGO PERMANENTE DE ESA TIERRA
QUE LAS LÁGRIMAS SECÓ, DESPUÉS DE TANTO SUDARLA

 
YO LO VIVÍ MEDIA VIDA, POR ESO PUEDO CONTARLO
LOS VIENTOS DE CUALQUIER SITIO, SON MUY POCOS VALORADOS
CUANDO LA FRUTA ESTA EN YEMAS Y HAY QUE TRATAR DE SALVARLA
VIENTO, GRANIZO Y HELADAS ESTÁN DE MÁS EN MIS PAGOS

 
LO MISMO EL VIENTO DEL NORTE, QUE TRASTORNA LA CABEZA
CON SU MACHACÓN SILBIDO ARRANCADO EN JARIYALES
ES MOLESTIA PERMANENTE QUE PASA BESANDO EL VALLE
Y SE ALEJA DISFRUTANDO DE SU LINAJE ANTICUADO

CUANDO VUELVO CADA TANTO PARA RECORDAR RECUERDOS
ME ENCUENTRO CON ESE VIENTO QUE PARECE QUE ME ESPERA
LE HAGO UN GUIÑO COMPLACIENTE PARA VER SI ME RECUERDA
MIENTRAS PREGUNTO AGOBIADO ¿OTRA VEZ BAILAMOS CUECA?

 
Los vientos persistentes que existen en el Sur Argentino, los recuerdo cansinos, desgastantes, extenuantes, cuando uno ha vivido en otras partes del mundo.  Es algo que machaca diariamente gran parte del año.  Cuando la fruta temprana está cuajando y es muy frágil en los arboles, el viento parece más dañino cuando aparece arrasando lo que encuentra.  También contribuye la orografía valletana a este fenómeno, ya que encajona al viento y lo traslada por todo el recorrido de los 120 kilómetros desde Neuquén hasta Chichinales.

Qué sapa señor? Enrique Santos Discépolo.



QUE SAPA SEÑOR?

La tierra está maldita
y el amor con gripe, en cama.
La gente en guerra grita,
bulle, mata, rompe y brama.
Al hombre lo ha mareao
el humo, al incendiar,
y ahora entreverao
no sabe dónde va.
Voltea lo que ve
por gusto de voltear,
pero sin convicción ni fe.

Hoy todo Dios se queja
y es que el hombre anda sin cueva,
volteó la casa vieja
antes de construir la nueva...
Creyó que era cuestión
de alzarse y nada más,
romper lo consagrao,
matar lo que adoró,
no vio que a su pesar
no estaba preparao
y él solo se enredó
al saltar.

¡Qué "sapa", Señor...
que todo es demencia!...
Los chicos ya nacen
por correspondencia,
y asoman del sobre
sabiendo afanar...
Los reyes temblando
remueven el mazo
buscando un "yobaca"
para disparar,
y en medio del caos
que horroriza y espanta:
la paz está en yanta
¡y el peso ha bajao!...

¿Qué "sapa", Señor,
que ya no hay Borbones,
las minas se han puesto
peor que los varones;
y embrollan al hombre
que tira boleao;
lo ven errar lejos
a un dedo del sapo
y en vez de ayudarlo
lo dejan colgao?.
Ya nadie comprende
si hay que ir al colegio
o habrá que cerrarlos
para mejorar...


Enrique Santos Discépolo (Discepolín) un argentino del siglo 20, es considerado el "Filósofo del tango" sus letras tienen vigencia admirable.
Este tangazo de 1931 de la "crisis de las tantas del Cambalache Nacional Argentino" es para  los aplausos.

martes, 26 de marzo de 2013

TRIGAL - POEMA DE SANDRO.

 
 
TRIGAL - POEMA DE SANDRO.
 
TRIGAL
(2006)

La mujer, la mujer:
ese misterio insondable, incomprensible
lleno de magia, de interrogantes,
de asombros y secretos;
llena de lugares inamovibles, milenarios
desde el Génesis a hoy.

Y hay una sola forma de crear la vida
y en ese preciso sitio quise hundir mis manos
para desentrañar esos misterios.

Mujer, tierra, luna, mar
el pan de cada día
que amamantas la luz y la alegría;
allí puse mis manos, allí en el trigal
donde mis manos se dilatan
se comprimen y arrebatan
el color de tu trigal.

Trigal, trigal, dame el trigal de tus amores
para calmar viejos dolores con el pan de tu trigal.
Sí mi amor, con el pan de tu trigal.

Trigo maduro hay en tu pelo
robó quizá la luz al sol
yo soy el dueño de tu fruto
soy el molino de tu amor.

Trigal, dame tu surco, dame tu surco,
dame tu surco, dame tu surco y dame vida,
borra mi tiempo, todo este tiempo
y esta herida interminable, si ya es mío tu trigal.

Tú ves que siempre fue mío tu trigal.
 
SECRETAMENTE PALABRAS DE AMOR
(PARA ESCUCHAR EN PENUMBRAS)
 
 
TRIGAL
(1969)
 
 
Trigal, donde mis manos se dilatan,
se comprimen y arrebatan...
el color de tu trigal.
Trigal... ay! trigal...

Dame el trigal de tus amores
para calmar viejos dolores...
con el pan de tu trigal.
Trigal... ay! trigal...

Trigo maduro hay en tu pelo...
robó quizá la luz al sol.
Yo soy el dueño de tu fruto,
soy el molino de tu amor...

Ay! Trigal... Dame tu surco y dame vida...
Borra mi tiempo y esta herida...
si ya es mío tu trigal.

Trigo maduro hay en tu pelo...
robó quizá la luz al sol.
Yo soy el dueño de tu fruto,
soy el molino de tu amor...

Ay! Trigal... Dame tu surco y dame vida...
Borra mi tiempo y esta herida...
si ya es mío tu trigal.

domingo, 24 de marzo de 2013

“A LA VIRGEN” - SANDRO.


POEMA "A LA VIRGEN". 
Balbucearé tu nombre en la medida

En que pueda crecer mi entendimiento

Será en secreto, será muy mío y de este mundo

Serás la cúspide mayor de lo profundo

Te llamarán mujer, madre, amadísima

Más en todos estos títulos no encajas

Tu nombre solamente pertenece

A aquel que grita por tu amor...

 
“A LA VIRGEN” Letra que compone el álbum SECRETAMENTE PALABRAS DE AMOR (Para escuchar en penumbras) 2006 interpretado por Sandro de América "El hombre de la Rosa".

Decía Sandro al presentar este trabajo: "Cuando me operaron, me entubaron 8 horas, lo que me dejó la garganta destrozada. Me encomendé a la Virgen; ella me devolvió todas las tonalidades de mi voz", contó. Fue a ella a la que en el disco le dedicó un poema (" Te llamarán mujer, madre, amadísima Tu nombre solamente pertenece a aquel que grita por tu amor mientras se calla"). "Fue la única de las 16 poesías que escribí de un tirón. Alguien me guiaba la mano".

 



jueves, 21 de marzo de 2013

DEL CORDOBÉS del CHANGO RODRÍGUEZ.





DEL CORDOBES


En Córdoba, las mujeres
le llamarán la atención;
el vino, los alfajores,
y la "Voz del Interior".
Yo conocía un curitamás pícaro que ninguno.
Solito al mes de Febrero,
le sacaba treinta y uno.
Tranquilo nomás, tranquilo.
La cosa no está muy clara.
Todos charlan y se gritan,
y ninguno sabe nada.
Adonde quiera que vaya
me bautizan otra vez.
Porque hablo con la tonada,
me dicen "el cordobés"
Pobrecita la finada!....
decían del velatorio,
si no la velan de espalda
fracasan con el velorio.
Yo soy "a la cordebesa"
sencillo para mis versos.
Y no tengo la cabeza
pa´ hacer juego con el cuerpo.
Aquí lo trigo a Ciriaco
que no es una cachilera.
Para todos los muchachos
que toquen la chacarera.
 
Adonde quiera que vaya
me bautizan otra vez.
Porque hablo con la tonada,
me dicen "el cordobés".
 
EL CHANGO RODRÍGUEZ.
Cantautor argentino, su nombre José Ignacio Rodríguez.
Nació un 31 de Julio de 1914, falleció un 7 de Octubre de 1975. 
La chacarera “Del cordobés” que marca la etapa primaria de su carrera.
Otros temas creados fueron ”De Simoca”,”De mi madre”. “ De Alberdi, ”Luna de Tartagal”,”Vidala de la copla", ”Mi viejo Tucumán”,”Zamba de Abril”,”Villa de Villares”,” Flor de jazmín”,”La patrulla”, ”Del mote”,”Granito de sal”,”La mayor”,”La Mandinga”,”Golpear de bombo”,”El cabeza colorada”,”Gaviota de puerto”,” Del a palo”,”Chumau y cantar”,”Corazon santiagueño”,”Canto y cencerro”,”Coplita de amor”,”La overa”,”Volviendo” y ”Mi luna cautiva” que se destaca la interpretación de Jorge Cafrune.

miércoles, 20 de marzo de 2013

ESTA VIDA DE PUESTERO por Jorge Castañeda.



EL SIGUIENTE RELATO SOBRE UN PUESTERO DE LA MESETA PATAGÓNICA PERTENECE AL ESCRITOR RIONEGRINO JORGE CASTAÑEDA POBLADOR DE VALCHETA, LINEA SUR RIONEGRINA, PLENA PATAGONIA ARGENTINA.

Ernesto Porcel supo ser puestero toda su vida. Claro que sus vivencias son cosas que muy pocos imaginan, porque no saben lo que es la vida en el campo. Ignoran cuando el viento helado de la meseta sabe cortar impiadoso la piel de la cara y de las manos. Y aunque sea con ventisca o nevada hay que salir a recorrer los cuadros para ver la hacienda. Fijarse como están los alambrados, atender el molino, ver si hay algún brote de sarna. Perseguir al zorro colorado o al puma predador. Y en verano soportar el sol impiadoso que pareciera quebrantar hasta la dureza de los basaltos. Es dura la vida en la meseta de Somuncurá, porque la naturaleza no da tregua al hombre que debe medirse con ella en forma cotidiana. En el campo hay que andar con cuidado. Eso se sabe.
Don Ernesto es un hombre parco de palabras. Se toma su tiempo si tiene que contestar. Eso se llama prudencia y no se enseña en la escuela. Viste bombacha, pañuelo de cuello, una faja de color negro y alpargatas. Lleva siempre su cuchillo, un eskiltuna, el preferido de los paisanos. Al lado del puesto siempre atento está su compañero de tantos años: el caballo. Imprescindible para las tareas camperas. Muchas veces de estos nobles animales depende la vida en aquellas soledades de viento y de silencios. El caballo de la meseta es especial: resistente, de largo aliento, aguantador y de tan acostumbrado que está al ambiente hostil no pisa ni siquiera una sola espina de los tunales. Se acostumbran al medio como se acostumbran los hombres y mujeres que viven arriba en la meseta.
Don Porcel supo asentar sus reales por una ponchada de años en el Puesto “Las Cortaderas”, de la estancia “El Rincón”, del paraje Chipauquil arriba.
Una casa de material de dos habitaciones: adentro, una cocina económica a leña, una mesa, algunos asientos con cueros de ovejas, una lata vieja de galletitas llena de tortas fritas sin levadura. Afuera, a la vera de la misma, un corral de pirca y si uno es observador verá algunos vestigios líticos como piedras de boleadoras, flechas, manos de morteros, que cuentan la historia de un tiempo distinto. Un gran cañadón que cuando hay abundantes lluvias el agua suele arrastrar todo lo que encuentra en su camino y que una vez supo hasta desarraigar de cuajo el molino. Cuando el viento sopla fuerte y se encajona –la mayoría de los días- se hace cierto que las piedras hablan, ante lo cual el pajuerano se asusta, pero los pobladores como don Porcel como si nada, porque están acostumbrados. Así es la vida para sufridos productores que arriba de la mesada aguantan todos los contratiempos. Sin quejarse. Sin contar a nadie sus padecimientos, porque tienen una dignidad que poco se conoce en los escritorios de los que mandan. Y aparte ¿A quién? Si saben que las soluciones no llegan, ni llegarán nunca y que cuando algo llega, llega a destiempo y tarde. Porque para muchos técnicos y políticos los hombres que viven en el campo son solamente una planilla o una estadística. Y sin embargo son ellos los que producen toda fuente de riqueza.
Primero en Chipauquil hay que pasar por el casco de la estancia donde Atilio Quintriqueo y su esposa Gladys se desviven en atenciones y después pasar el mallín, hacer unas leguas estribando la meseta, llegar al puesto “Paredes” y luego de otro trayecto ver allá abajo entre unos cerros chatos la casa de Don Ernesto Porcel.
Una vez, una tarde con un cielo celeste y despejado del mes de Abril vi unos pajaritos que aleteaban y volaban casi a ras del suelo. Yo le pregunté: -Y esos pajaritos, don Porcel. Después de tomarse su tiempo me contestó: -va nevar. Yo no entendía nada y le volví a preguntar: -Qué pajaritos son esos, dado que no los conozco. Y don Ernesto me dijo: -Va nevar porque son pájaros que anuncian la nieve. Yo me quedé asombrado, pero antes de una hora el cielo se empezó a cubrir y salimos nevando de “Las Cortaderas”. Tenía razón nomas don Ernesto Porcel.
Es que saben leer en el mapa de la experiencia. Conocen la huella de los animales, el estado del tiempo y tienen una sabiduría empírica que pocos se imaginan.
Hoy, ya jubilado, vive avecinado en su casita de Valcheta. A veces le doy la mano y charlo un rato con él.
Y pienso ¡Qué deuda grande que tenemos los rionegrinos con estos hombres y mujeres como don Ernesto Porcel! Lo dieron todo a pesar de vivir casi sin nada. Los rigores de la vida en la Patagonia a veces se cobran su precio con la gente de campo que siempre espera un tiempo mejor. Un tiempo que los recompense de tantos esfuerzos, de tanto esperar la lluvia para terminar con la sequía de los campos, de la lucha contra las plagas, de la ceniza volcánica, de los bajos precios de la lana y del pelo de cabra.
Así es la vida en el sur de la provincia de Río Negro para los productores que viven arriba de la meseta: dura y sufrida como casi ninguna.
Por eso hombres como don Ernesto Porcel son un ejemplo. No hay que buscarlos muy lejos. Están cerca de nosotros y son nuestros comprovincianos.

lunes, 18 de marzo de 2013

CULTIVO UNA ROSA BLANCA - Poesía de José Martí.

Cultivo Una Rosa Blanca
por José Martí.
Versos Sencillos - 1891



Cultivo una rosa blanca
en junio como en enero
para el amigo sincero
que me da su mano franca.
 
Y para el cruel que me arranca
el corazón con que vivo,
cardo ni ortiga cultivo;
cultivo la rosa blanca.
 

 

JOSÉ MARTÍ  fue hijo de padres españoles, de clase humilde, radicados en la isla Cuba, nació en la Habana el 28 de enero de 1853.
A los 16 fue encarcelado por sus ideas revolucionarias y posteriormente indultado y deportado a España. Vivió luego en México y Guatemala, regresando a Cuba de donde fue nuevamente desterrado en 1879.
Durante su exilio en EE.UU. se dedicó al periodismo y fundó el Partido Revolucionario Cubano en 1892.
Murió en combate en 1895 durante su lucha contra las tropas españolas en Dos Ríos.

"...ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas...".

viernes, 15 de marzo de 2013

MAESTRA DE CAMPO - POEMA DE DON LUIS LANDRISCINA.

 




Por la pereza del tiempo

el otoño estaba tibio,

ya que en el Chaco, el verano

es como dueño del sitio.

Y a veces demora en irse

sin importarle el destino.

Por eso es que aquella tarde

cuando bajó en la estación

del lerdo tren en que vino

su cuerpito era una brasa

por nuestro clima encendido.

Y se quedó en el andén

como asustada y con frío

por ser mucha juventud

pa´terreno tan arisco.

A más mujer, buenamoza

y en pago desconocido.

Y allí se quedó parada

en vago mirar perdido por,

por querer disimular

su temor a estar tan sola

y sin saber el camino.

Pero al momento nomás,

las toscas manos de un gringo,

callosas de tanto arar

y de pelearlo al destino

se acercaron bondadosas

y con ternura de niño

le dieron la bienvenida

en nombre de la escuelita

que hace mucho la esperaba

triste en el medio del monte

pa que alegrara a sus hijos.

Subieron al viejo carro

de aquel colono sufrido,

y comenzaron a andar

entre una nube del polvo

por el reseco camino.

Cuando llegaron al rancho

la noche ya había encendido

sus farolitos del cielo

y el canto triste del grillo,

y fue por eso tal vez

que entre las cuatro paredes

de aquel su humilde cuartito

una angustiosa tristeza

entraba a clavar cuchillos

como queriendo matar

esa noble vocación

que en su pecho había nacido.

Pero llegó la mañana

y el sol con todo su brillo

desdibujó las tinieblas

que habían querido torcer

Las huellas de su destino.

Y aunque llorando por dentro

masticando soledad

en aquel lejano sitio

puso firmeza en el paso

y fue a buscar el amor

de aquel puñado de niños

que hace mucho la esperaba

en la escuelita de campo

clavada en Pampa del Indio.

Y desde entonces su vida

se hizo horcón de guayacán

se hizo paredes de adobe

se hizo terrón para el quincho

y armó con todos sus años

aquel rancho para el alma

con un letrero invisible

que decía en letras de amor

"Aquí hay saber y cariño".

Y fueron 30 los años

y fueron muchos los niños

que luego se hicieron hombres

y mandaron a sus hijos.

Ella, ella no pudo tenerlos

porque la flor de su vida

se marchitó entre los montes

y nunca llegó el amor

a golpear en la ventana

de su rancho de cariño.

La escuela, la escuela

le había pedido

hasta ese sacrificio

que se quedase soltera

porque precisaba intacto

todo el amor que tuviera

para entregarlo a los chicos.

Y en eso, en eso de darlo todo,

un tibio día recibió en una nota oficial

algo que la estremeció:

después de mucho esperar

el concejo le anunciaba

que había sido jubilada

en premio por su labor.

¿Era premio o era castigo?

Mil veces se preguntó.

No se vaya señorita,

quédese a vivir aquí,

si nosotros la queremos

por qué se tiene que ir.

Esas voces y unas manos

que se agitaban sin ruido

fueron únicos testigos

de aquella amarga partida.

Ella entraba en el olvido

allí dejaba sus años

allí dejaba su vida.

La polvareda del sulky

y manitos color tierra

fueron su único homenaje

en aquella despedida.

¡Adiós señorita Rosa!

¡Adiós maestra de campo!

En usted a todos les canto

los maestros de mi tierra

no sé si mi estrofa encierra

y expresa lo que yo siento,

pero tan solo pretendo

oponer a tanto olvido

mi simple agradecimiento,

ya que la Patria les debe

el más grande y merecido

de todos los monumentos.

martes, 12 de marzo de 2013

ASÍ ES MI ARGENTINA de Mariano Mores.

ASÍ ES MI ARGENTINA 
de Mariano Mores.

Andando por esos mundos
donde la suerte se inclina
no falta quien me pregunte
cómo es mi tierra Argentina

Y yo les digo, mi tierra
a nadie cierra sus puertas
por generosa y por franca
lo mismo que mano abierta

Venga quien quiera venir
con intención limpia y sana
mi tierra es poncho que brilla
como el sol de la mañana
mi tierra es poncho que brilla
como el sol de la mañana

Esta es mi tierra
esta es mi tierra
esta es mi tierra, Argentina
Siempre adelante,
siempre adelante
bendita patria querida

Sepamos todos guardarla
del mundo que nos agobia
quererla como a una madre
cuidarla como a una novia

Patria de los argentinos
no te detangas jamás
bandera celeste y blanca
que por siempre ondularás
Argentina tierra mía
cada vez te quiero más

Esta es mi tierra
esta es mi tierra
esta es mi tierra, Argentina
Siempre adelante
siempre adelante
bendita patria querida
Argentina.

MARIANO MORES, CLAUDIA y NITO MORES interpretan  "ASÍ ES MI ARGENTINA" grabado el 8 de Mayo de 1982  en  ATC  en el programa "Las 24 Hs. por Malvinas" ¿Se acuerdan...? Plena Guerra de Malvinas Argentinas. Un programa con la  conduccion de PINKY y CACHO FONTANA. Dos conductores de lujo. Un lujo argentino es Mariano Mores.

domingo, 10 de marzo de 2013

PLEGARIA PARA UN TIEMPO DE AMOR - JOSÉ LARRALDE.


 

VEN A MI TIEMPO DE LUZ Y DE SONRISA

SOY UN LARGO CAMINO A RECIBIRTE

TENGO APURO DE MI Y TENGO PRISA

POR VERTE AMANECER Y BENDECIRTE.

 

VEN A MI TIEMPO FÉRTIL DE LA IDEA

ILUMINADA EN BIEN PARA LOS HOMBRES

PARA QUE TODO EL UNIVERSO VEA

Y PUEDA RESPONDER CUANDO LO NOMBRES.

 

DALE AL PAISAJE DE MIS OJOS TIEMPO

PARA QUE EN TI SE ELEVEN HASTA EL CIELO

Y RECOJAN ESTRELLAS DE ESPERANZA

 Y EN MANSEDUMBRE Y PAZ MIREN EL CIELO.

 

TIEMPO DE BENDICIÓN Y DE CONSUELO

CON MIS OJOS EN LUZ TODO ME ALCANZA

MI FRENTE SUDOROSA DE LABRANZA

Y EL CORAZON EN MAJESTUOSO VUELO.

 

TIEMPO DE LAS ESPIGAS EN LAS MANOS

REPARTIDAS EN TODOS COMO EL VIENTO

DE DIOS POR PADRE PARA MIS HERMANOS

DE HOMBRE EN HIJO Y AGRADECIMIENTO.

 

TIEMPO DE LA RAZON TIEMPO DEL ALMA

DEL ROCIO EN LA CARA Y PRIMAVERA

EN UN TIEMPO DE AMOR QUE PIDE CALMA

HAY UN TIEMPO DE AMOR QUE DESESPERA.

viernes, 8 de marzo de 2013

CUERPO DE MUJER - PABLO NERUDA.

Poema 1



Cuerpo de mujer, blancas colinas, muslos blancos,
te pareces al mundo en tu actitud de entrega.
Mi cuerpo de labriego salvaje te socava
y hace saltar el hijo del fondo de la tierra.

Fui solo como un túnel. De mí huían los pájaros
y en mí la noche entraba su invasión poderosa.
Para sobrevivirme te forjé como un arma,
como una flecha en mi arco, como una piedra en mi honda.

Pero cae la hora de la venganza, y te amo.
Cuerpo de piel, de musgo, de leche ávida y firme.
Ah los vasos del pecho! Ah los ojos de ausencia!
Ah las rosas del pubis! Ah tu voz lenta y triste!

Cuerpo de mujer mía, persistiré en tu gracia.
Mi sed, mi ansia sin límite, mi camino indeciso!
Oscuros cauces donde la sed eterna sigue,
y la fatiga sigue, y el dolor infinito.




miércoles, 6 de marzo de 2013

Rosas rosadas y blancas.


Rubén Darío.
Nacido como Félix Rubén García Sarmiento en Nicaragua en 1867, es hoy mundialmente conocido por su seudónimo: Rubén Darío.

 
XXVI - ¡Aleluya!
Rosas rosadas y blancas, ramas verdes,
corolas frescas y frescos
ramos, Alegría!
Nidos en los tibios árboles,
huevos en los tibios nidos,
dulzura, Alegría!
El beso de esa muchacha
rubia, y el de esa morena,
y el de esa negra, Alegría!
Y el vientre de esa pequeña
de quince años, y sus brazos
armoniosos, Alegría!
Y el aliento de la selva virgen,
y el de las vírgenes hembras,
y las dulces rimas de la Aurora,
Alegría, Alegría, Alegría!