viernes, 29 de noviembre de 2013

Utopías - Mario Benedetti.


Cómo voy a creer / dijo el fulano

que el mundo se quedó sin utopías 



Cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza 



Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea 



Cómo voy a creer
que el horizonte es frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada 



Cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos 



Cómo no voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro 



Cómo voy a creer / dijo el fulano
que la utopía ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía

miércoles, 27 de noviembre de 2013

No me pidas amor de Julio Sosa.



Si te quiero, preguntas...
No me pidas amor,
ni busques en mis ojos la respuesta.
Mi corazón de ayer ya no despierta
dormido para siempre en su ostracismo...
Y en la caverna estéril de mi pecho
no puede amar a nadie.
Ni a mí mismo...


No me pidas amor.
Esa es la puerta.
Aléjate de mí.
Lleva tus besos
y el calor de tu piel, miel y azucena,
a quien pueda ofrecerte
no una pena
sino un alma vibrante de deseo.


Un corazón que lata con el tuyo,
una boca que viva de tu aliento,
unas manos de carne,
no de yeso...
No pidas un amor que ya he perdido 
al pisar los umbrales de mi hombría.
Sólo puedo ofrecerte
de la noche más triste 
su neblina.


Y tú mereces luz.
Tú necesitas
lo que quise salvar y no he podido.
Una fe siempre joven
sin heridas...


Qué más puedo ofrecerte que esta alcoba
con huellas de otro amor
que quedó a oscuras
y así mezclar bestial, cobardemente,
tu inútil esperanza y mi locura...


Vete pronto de mí. 
Borra este día
y el sabor de los besos mentirosos
que puse entre tus labios anhelantes
en el instante gris que fuiste mía.


No me pidas amor.
Cierra los ojos
e imagíname muerto o muy lejano.
Viviendo solamente de un recuerdo
que ayer me hizo feliz, y hoy me hace daño...


Muchacha, vete ya.
Ponte el tapado.
La tarde está muy fría
y el sol se ha desmayado en el ocaso.
Camina lentamente calle abajo
y encontrarás tal vez en una esquina
la luz de otro querer bueno y honrado.


No me pidas amor.
Nada ha quedado
de la sonrisa fácil que he perdido
del venturoso ayer que me han robado...
No me pidas amor.
Pídeme olvido...

martes, 26 de noviembre de 2013

La pena del payador - vals criollo -

La tarde en el poniente su poncho recogía
peinando entre sus flecos un copo de arrebol,
y el hilo de la noche, que en ancas se venía,
bordaba en seda negra los pétalos del sol.

Llorosos los yuyales doblábanse al pampero
y el viejo 'e la carreta, picando al buey sobón,
atrácase a la férrea rejilla del pulpero,
haciendo para el viaje su gaucha provisión.

Balando las ovejas, se agrupa la majada,
tirando pa' las casas en busca del corral.
Y el tero centinela, soldado de avanzada,
vigila que el indiaje no arrée un animal.

Calandrias y zorzales, de pechos escarlatas,
se ven en espesura del monte vivaquear
colgando de las ramas los palios de sus flautas,
cual músicos cansados que vienen a nochear.

De pronto, allá a lo lejos, al tranco acompasado,
se ve asomar un flete bordeando el cañadón
y en él a un gaucho triste de negro arrebujado,
con porte de hombre, nervio, audacia y corazón.

Facón de plata al cinto, trabuco amartillado,
espuelas nazarenas, sombrero echao pa' atrás.
Allá va Santos Vega, jinete en su tostado,
pensando que la vida para él está de más.

Quién sabe qué honda pena lo abisma al peregrino,
centauro de las pampas, invicto payador.
Que, en vano, las acacias y sauces del camino
se inclinan para verlo sonreír en su dolor.

Mas dicen los que saben de amores escondidos
que al gaucho le conocen su indómito valor,
que sólo son culpables dos ojos renegridos
de aquella gran tristeza que aflige al trovador.



Este Vals criollo fue grabado por Julio Sosa pertenece la letra a  Eduardo Escaris Méndez y la música a José Servidio y Luis Servidio.
Julio Sosa grabó este disco en 1962. 
Falleció, el 26 de noviembre de 1964, hace 49 años, en un accidente automovilístico.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Así hablaba Don Jauretche por Jorge Marziali.



Se llamaban “tierra adentro”
la pampa y la cordillera
después fueron “campo afuera”
porque las palabras pesan,
con esas cosas se empiezan
a vaciarnos las seseras.

Empiezan cuando en la escuela
no hablan del común destino,
y explican por cual camino
llegamos a ser despensa,
ni enseñan porque avergüenza
a veces ser argentino.

Hablan del ornitorrinco,
de Grecia y de las cruzadas,
pero jamás dicen nada
de asuntos americanos,
ni del alma del paisano
que se jugó en las patriadas.

Y así van formando peones,
tilingos y perdedores,
que no distinguen errores
ni entran en la discusión
pensando que la nación
es asunto de dotores.
Al tiempo ese medio pelo
ya es un zonzo hasta la jeta
y envidia la camiseta
de jugadores contrarios
y así, jugando de otario,
le han de colgar la galleta.

Lo propio no tiene historia
y así la historia se empaña,
si sos criollo y te das maña
serás leído, nunca culto,
mientras el gringo hace bulto
y nos corre con la vaina.
Y aquí termino señores
yo seguiré mi camino,
disculpen el desatino
de andar pensando orgulloso,
de cualquier modo es hermoso,
haber nacido argentino.

Les he dicho todo esto
pero pienso que pa nada
porque a la gente azonsada
no la curan los consejos
cuando muere el zonzo viejo
queda la zonza preñada.




Jorge Marziali nació en Mendoza. Es nieto de inmigrantes italianos y criollos afincados en la región de Cuyo y Chile. Poeta y compositor aue interpreta sus propias obras.
Su carrera arranca en la década de los ´70 editando su primer trabajo con 4 canciones mientras estudiaba ciencias de la comunciación. 
Fue redactor de la agencia del Diario "Clarín" como de "El diario", publicación dirigida por Jacobo Tímerman. 
En 1983 edita su primer disco bajo el título de "Como un gran viento que sopla". Sus obras "Este Manuel que yo canto" (dedicada a Manuel Castilla) y "Coplas de la libertad (con versos de Daniel Giribaldi).
Obras como "Los obreros de Morón", "Cebollita y huevo”, Este Manuel que yo canto” o “Coplas de la libertad” ganan el gusto popular.

domingo, 24 de noviembre de 2013

PUNTA DE FLECHA de MARCELO BERBEL.

 
Una punta de flecha hallé una tarde
                     semi oculta perdida en la maleza
clavada en una herida que ella abriera
en el pecho desierto de la tierra.
Era aguda, era hermosa y cristalina
astilla trabajada de la piedra
tal vez su material  vino a este mundo
en el raudo meteoro de una estrella.
Yo alcé como flor de otros veranos
su forma corazón, blanca y perfecta.

El arco que impulsaba su destino
                     hace mucho la dejó sola e inerte 
con el mudo misterio de su hechura
y el antiguo secreto de su suerte
vi en el tiempo la mano creadora
que forjó su ángulo grave y reluciente
y la vi como ayer, surcando el aire
con el silbo de su andar frío y silente.
Y pensé en la trayectoria y la distancia
pequeña mensajera de la muerte.

Así se me ocurrió que en algún tiempo
                    de ese mismo lugar y por la tarde,
otro ser como yo miraba el cielo,
y el sol del horizonte que arde y arde.
sentí como que hablaban los silencios,
y la vaga sensación de estar con alguien,
y no se porque razón deje la flecha
en el mismo lugar que estaba antes.
Más primero la apreté fuerte en  el puño 
Y cien siglos se clavaron en mi sangre.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Momento musical: NO AFLOJES un tango de 1.933.


Vos, que fuiste de todos el más púa,
batí con qué ganzúa

piantaron tus hazañas...
Por tu ausencia en las borracherías
cambió la estantería
el gusto de las cañas...
Compadrito de aquellos tiempos,
soy el tango hecho lamento,
corro parejo con tu pintón,
¡sufro tu misma emoción!



Vos fuiste el rey del bailongo

en lo de Laura y la Vasca...
¡Había que ver las churrascas
cómo soñaban tras tuyo!
¡Alzaba cada murmullo
tu taconear compadrón
que era como flor de yuyo
que embrujaba el corazón!


Letra de Mario Battistella y música de Pedro Maffia / Sebastián Piana.




Una grabación de 1982 donde el Maestro Osvaldo Pugliese y su orquesta interpreta el mismo con la voz de Abel Córdoba. 

viernes, 22 de noviembre de 2013

Alma de bohemio (un tango casi centenario de Juan Andrés Caruso).

Peregrino y soñador,
cantar
quiero mi fantasía
y la loca poesía
que hay en mi corazón,
y lleno de amor y de alegría,
volcaré mi canción.

Siempre sentí
la dulce ilusión,
de estar viviendo
mi pasión.

Si es que vivo lo que sueño,
yo sueño todo lo que canto,
por eso mi encanto
es el amor.
Mi pobre alma de bohemio
quiere acariciar
y como una flor
perfumar.

Y en mis noches de dolor,
a hablar
me voy con las estrellas
y las cosas más bellas,
despierto he de soñar,
porque le confío a ellas
toda mi sed de amar.

Siempre sentí
la dulce ilusión,
de estar viviendo
mi pasión.

Yo busco en los ojos celestes
y renegridas cabelleras,
pasiones sinceras,
dulce emoción.
Y en mi triste vida errante
llena de ilusión,
quiero dar todo
mi corazón.

Placido Domingo
"Alma de bohemio" 
Tango de Caruso y  Firpo.

jueves, 21 de noviembre de 2013

A mi alma - Juan Ramón Jiménez.




Siempre tienes la rama preparada
para la rosa justa; andas alerta
siempre, el oído cálido en la puerta
de tu cuerpo, a la flecha inesperada.


Una onda no pasa de la nada,
que no se lleve de tu sombra abierta
la luz mejor. De noche, estás despierta
en tu estrella, a la vida desvelada.


Signo indeleble pones en las cosas.
luego, tornada gloria de las cumbres,
revivirás en todo lo que sellas.


Tu rosa será norma de las rosas;
tu oír, de la armonía; de las lumbres
tu pensar; tu velar, de las estrellas.

lunes, 18 de noviembre de 2013

Soneto y medio - Poema de Armando Tejada Gómez y Julio Lacarra.


Yo moriré, por todo lo que vive,
por todo lo que existe y ha existido
y viviré, aun adentro de la muerte,
por lo que nace y lo que no ha nacido.

Yo viviré, por todo lo que muere
imperceptiblemente, en el olvido,
sabiendo como sé, que aún muriendo
soy el verdugo de mis asesinos.

Matar es fácil y vivir difícil;
apuesto al riesgo de vivir y vivo
con el decoro de mi puerta abierta.

Porque la muerte es breve, pero existe,
de un modo fácil, aunque contenido,
por los motines de la primavera.

No sé quien va a morir o está naciendo
pero, por si la muerte, estoy en vela.

domingo, 17 de noviembre de 2013

HAVA NAGILA - VERSIÓN DE ESTELA RAVAL.



Hava Nagila (en hebreo הבה נגילה ונשמחה) es una canción tradicional hebrea, cuyo título significa  en idioma castellano "Alegrémonos". Se trata de una canción de celebración muy conocida y popular no sólo en ámbito de las comunidades judías, tiene una música muy pegadiza.
La melodía, se dice, es de origen antiguo pero la letra, se estima, fue compuesta en 1918 para celebrar la victoria británica en Palestina durante la Primera Guerra Mundial, así como también la Declaración Balfour.
Wikipedia dice: En una academia rabínica de Jerusalén, hace unos 100 años, un maestro tarareó una melodía jasídica y les dio a los niños la tarea de escribir un verso que se adaptase a la melodía. Moshé Nathanson, de 12 años, ganó el concurso con su poema Hava Nagila. El niño se inspiró en el Salmo 118, versículo 24, "Zeh hayom asah Adonai; nagila ve nismeja bo," -"Éste es el día que hizo el señor, gocémonos y alegrémonos en Él"
Hay una versión magistral, estupenda de Estela Raval que recreó en su dilatada carrera varias canciones tradicionales judías.
El tradicional HAVA NAGILA en RINCÓN BARDA SUREÑA.

Hava nagila Alegrémonos
Hava nagila Alegrémonos
Hava nagila venismejá Alegrémonos y seamos felices
(repite)
Hava neranená Cantemos
Hava neranená Cantemos
Hava neranená venismejá Cantemos y seamos felices
(repite)
Uru, uru ajim! ¡Despertad, despertad, hermanos!
Uru ajim belev sameaj Despierte hermano con un corazón feliz
(repite cuatro veces)
Uru ajim, uru ajim! ¡Despertad, hermanos, despertad, hermanos!
Belev sameaj Con un corazón feliz

sábado, 16 de noviembre de 2013

MILONGA TRISTE DE HOMERO MANZI.


Homero Manzi,  fue un gran poeta tanguero y también era militante político, director y guionista de cine que prefirió, como decía,"escribir letras para los hombres, antes que ser un hombre de letras". Manzi fue autor de las letras de algunos de los más celebres tangos como, por ejemplo, "El pescante", "El último organito", "Ninguna", "Che bandoneón", "Malena" y "Sur", y de milongas como "Milonga sentimental", "Milonga del 900", "Negra María" y "Milonga triste".  


Milonga triste.

Llegabas por el sendero
delantal y trenzas sueltas,
brillaban tus ojos negros,
claridad de luna llena.
Mis labios te hicieron daño
al besar tu boca fresca.
Castigo me dio tu mano,
pero más golpeó tu ausencia. ¡Ay!...

Volví por caminos blancos,
volví sin poder llegar.
Grité con mi grito largo,
canté sin saber cantar.

Cerraste los ojos negros,
se volvió tu cara blanca
y llevamos tu silencio
al sonar de las campanas.
La luna cayó en el agua,
el dolor golpeó mi pecho,
con cuerdas de cien guitarras
me trencé remordimientos. ¡Ay!...

Volví por caminos viejos,
volví sin poder llegar.
Grité con tu nombre muerto,
recé sin saber rezar.

Tristeza de haber querido
tu rubor en un sendero;
tristeza de los caminos
que después ya no te vieron.
Silencio del camposanto,
soledad de las estrellas;
recuerdos que duelen tanto,
delantal y trenzas negras. ¡Ay!...

Volví por caminos muertos,
volví sin poder llegar.
Grité con tu nombre bueno,
lloré sin saber llorar.

"MILONGA TRISTE" ESCRITA EN 1936 UN POEMA DE HOMERO MANZI CON MÚSICA DE SEBASTIÁN PIANA YÁ FUE PARTE DE UNA DE LAS ENTRADAS DE ESTE UNIVERSO POESÍA DESDE EL SUR ARGENTINO Y LA VUELVO A INCORPORAR.


MILONGA TRISTE - SUSANA RINALDI.

El viaje definitivo - Juan Ramón Jiménez

 
...Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros
cantando;
y se quedará mi huerto, con su verde árbol,
y con su pozo blanco.
Todas las tardes, el cielo será azul y plácido;
y tocarán, como esta tarde están tocando,
las campanas del campanario.
Se morirán aquellos que me amaron;
y el pueblo se hará nuevo cada año;
y en el rincón aquel de mi huerto florido y encalado,
mi espíritu errará, nostáljico...
Y yo me iré; y estaré solo, sin hogar, sin árbol
verde, sin pozo blanco,
sin cielo azul y plácido...
Y se quedarán los pájaros cantando.

jueves, 14 de noviembre de 2013

MOMENTO MUSICAL: ENNIO MORRICONE Y NINO ROTA.

Anoche cuando dormía - Antonio Machado (1875-1939).



Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!, 
que una fontana fluía 
dentro de mi corazón. 
Di, ¿por qué acequia escondida, 
agua, vienes hasta mí, 
manantial de nueva vida 
de donde nunca bebí? 
Anoche cuando dormía 
soñé, ¡bendita ilusión!, 
que una colmena tenía 
dentro de mi corazón; 
y las doradas abejas 
iban fabricando en él, 
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel. 
Anoche cuando dormía 
soñé, ¡bendita ilusión!, 
que un ardiente sol lucía 
dentro de mi corazón. 
Era ardiente porque daba 
calores de rojo hogar, 
y era sol porque alumbraba 
y porque hacía llorar. 
...Anoche cuando dormía 
soñé, ¡bendita ilusión!, 
que era Dios lo que tenía 
dentro de mi corazón. 

martes, 12 de noviembre de 2013

Percal - Tango (1943) poema de Homero Expósito.


Percal...

¿Te acuerdas del percal?
Tenias quince abriles,
anhelos de sufrir y amar,
de ir al centro, triunfar
y olvidar el percal.
Percal...
Camino del percal,
te fuiste de tu casa...
Tal vez nos enteramos mal.
Solo se que al final
te olvidaste el percal.

La juventud se fue...
Tu casa ya no está...
Y en el ayer tirados
se han quedado
acobardados
tu percal y mi pasado.
La juventud se fue...
Yo ya no espero más...
Mejor dejar perdidos
los anhelos que no han sido
y el vestido de percal.

Llorar...
¿Por qué vas a llorar?...
¿Acaso no has vivido,
acaso no aprendiste a amar,
a sufrir, a esperar,
y también a callar?
Percal...
Son cosas del percal...
Saber que estás sufriendo
saber que sufrirás aún más
y saber que al final
no olvidaste el percal.
Percal...
Tristezas del percal.



TANGO "PERCAL" CANTA 
ROBERTO GOYENECHE.





Música de Domingo Federico.

domingo, 10 de noviembre de 2013

"Cuando la vida me nombre" de Don José Larralde.



Como muere despacito 
la tradición campesina 
y duele como una espina 
que se hunde hasta el infinito 
cada tranco es un cachito 
que se le da al extranjero 
cada entrega es un agujero 
que se le hace a la bandera 
y el aire es una tapera 
con gusto a nada sincero 
las noches tienen olores 
a ideas sin primaveras 
y se mastican quimeras 
ande se llevaban flores 
las sombras son los albores 
que el gaucho ve al despertar 
ya no se puede gritar 
sin que sea un desatino 
que ser criollo y argentino 
es razon pa’ no temblar 
como muere despacito 
la tradición campesina 
colgando de una hebra fina 
va dando el ultimo grito 
duele sentirse chiquito 
en la propia tierra de uno 
empujao como vacuno 
a consumir lo importao 
viviendo de lo emprestao 
desorejado y reyuno 
andando por los caminos 
que anduvieron mis hermanos 
uno se entierra en el guano 
hasta mas alla del tilo 
desorientado y cansino 
anda el corazon del criollo 
tratando de armar el rollo 
pa’ echar un pial mas no sea 
alguna luz que se vea 
pa’ zafar de tanto embrollo 
si uno piensa en argentino 
sin otra intención que serlo 
creen que es bicho del infierno 
o tiene olor a zorrino 
siempre se habla del destino 
pa’ juntar resignación 
mas yo pido una razon 
al que promueve el despojo 
y tiene pinchao el ojo de 
mirar a la nación 
se hace la paz y la guerra 
y lo que venga si es negocio 
y hasta el cielo es un consorcio 
administrado en la tierra 
cuando dios arme la yerra 
porque un dia ha de ser 
cuando se haya que poner 
el honor en la parrilla 
cuantos machos de rodilla 
seguro habremos de haber 
preguntas y mas preguntas 
que me hacen y que hago yo 
que naides me respondio 
y que debo contestar 
si es que debo amortiguar 
lo que le debo al creador 
debo hallar adentro mio 
toda la paz que me quede 
pa’ ver si mi mente puede 
y aun entrando en rebelión 
cantar con el corazon 
pero cantar lo que debe.


Fragmento de "Cuando la vida me nombre" de Don José Larralde.