domingo, 21 de octubre de 2018

Soneto a mamá - Joan Manuel Serrat.

No es que no vuelva porque me he olvidado
de tu olor a tomillo y a cocina,
De lejos dicen que se ve mas claro
que no es igual quien anda y quien camina.

Y supe que el amor tiene ojos verdes,
que cuatro palos tiene la baraja,
que nunca vuelve aquello que se pierde,
y la marea sube y luego baja.

Supe que lo sencillo no es lo necio,
que no hay que confundir valor y precio.
Que un Manjar puede ser cualquier bocado
Si el horizonte es luz y el rumbo un beso.

No es que no vuelva porque me he olvidado,
...es que perdí el camino de regreso, mamá

Joan Manuel Serrat.
“Un servidor, Joan Manuel Serrat, casado, mayor de edad, vecino de Camprodón, Girona, hijo de Ángeles y de Josep, de profesión cantautor, natural de Barcelona, según obra en el registro civil” (de la canción “A quien corresponda”).

De padre catalán Josep, trabajaba en una Compañía de Gas fue un anarquista español afiliado a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) que es una unión confederal de sindicatos autónomos de ideología anarcosindicalista de España  y su madre Ángeles aragonesa  contribuía cosiendo. Joan Manuel Serrat nace el 27 de diciembre de 1943, en Barcelona, y creció en el barrio obrero del Poble Sec, en la calle del Poeta Cabanyes. Se graduó como perito agrónomo.
“Su obra tiene influencias de otros poetas, como Mario Benedetti, Antonio Machado, Miguel Hernández, Rafael Alberti, Federico García Lorca, Pablo Neruda, Joan Salvat-Papasseit y León Felipe entre otros; así como de diversos géneros, como el folklore catalán, la copla española, el tango, el bolero y del cancionero popular de Latinoamérica, pues ha versionado canciones de Violeta Parra y de Víctor Jara” (Wikipedia).
Fue uno de los iniciadores de la Nova Cançó catalana, generación de cantautores contestatarios que reivindicaron el uso del catalán durante la dictadura franquista y que componían sus letras al modo poético e intimista de sus inspiradores de la chanson francesa.
En 1975 hubo de autoexiliarse en México a raíz de unas manifestaciones contra el régimen franquista.
En agosto de 1976, gracias al decreto de amnistía que permitió el retorno de todos los exiliados políticos españoles desde la guerra civil, "El Nano" Serrat volvió a su Barcelona su tierra natal el viernes 20 de agosto de 1976 con una multitud esperándolo en el aeropuerto.
En el  2004, estando de gira se rumoreaba de que sufría de algún mal y con humor respondía: "Si el doctor me pide que deje el vino, cambio de doctor".

En marzo de 2004 fue condecorado con la Orden de Mayo en el grado de comendador, una de las más altas condecoraciones que otorga el Gobierno argentino.

viernes, 19 de octubre de 2018

Para vivir de Joan Manuel Serrat.

Te dejan sus herencias,
te marcan un sendero,
te dicen lo que es malo
y lo que es bueno, pero...

Ni los vientos son cuatro,
ni siete los colores,
y los zarzales crecen
junto con las flores

y el sol sólo es el sol si brilla en ti.
La lluvia sólo lluvia si te moja al caer.
Cada niño es el tuyo,
cada hembra, tu mujer.

Vivir para vivir.
Sólo vale la pena vivir para vivir.
Para vivir.
Sólo vale la pena vivir para vivir.

Y hacer tuyo el camino,
que tuyas son las botas.
Que una sonrisa pueda
dar a luz tu boca.

Abrázate a los vientos
y cabalga los montes.
que no acabe el paisaje
con el horizonte.

Que el sol sólo es el sol si brilla en ti.
La lluvia sólo la lluvia si te moja al caer.
Cada niño es el tuyo.
Cada hembra, tu mujer.

lunes, 15 de octubre de 2018

Signos en el polvo de Rafael Guillén.

Signos en el polvo
de Rafael Guillén.

Como el dedo que pasa
sobre la superficie polvorienta
del mueble abandonado y deja un surco
brillante que acentúa la tristeza
de lo que ya está al margen de la vida,
de lo que sigue vivo y ya no puede
participar de nuevo, ni aun con esa
pasiva y tan sencilla
manera de estar limpio allí, dispuesto
a servir para algo; como el dedo
que traza un vago signo, ajeno a todo
significado, sólo
llevado por la inercia del impulso
gratuito y que deja
constancia así en el polvo de un inútil
acto de voluntad, así, con esa
dejadez, inconsciencia casi, siento
que alguien me pasa por la vida, alguien
que, mientras piensa en otra cosa, traza
conmigo un surco, se entretiene
en dibujar un signo incomprensible
que el tiempo borrará calladamente, 
que recuperará de nuevo el polvo
aún antes de que pueda interpretarse
su cifrado sentido, si es que tuvo
sentido, si es que tuvo
razón de ser tan pasajera huella.

viernes, 12 de octubre de 2018

MOMENTO MUSICAL: AMÉRICA, AMÉRICA - Canta: Nino Bravo.

AMÉRICA, AMÉRICA.

Donde brilla el tibio sol
con un nuevo fulgor
dorando las arenas.
Donde el aire es limpio aún
bajo la suave luz
de las estrellas.
Donde el fuego se hace amor,
el río es hablador
y el monte es selva.
Hoy encontré un lugar para los dos
en esta nueva tierra.

América (América, América...)
es América (América, América).
Todo un inmenso jardín,
eso es América.
Cuando Dios hizo el Edén,
pensó en América.

Cada nuevo atardecer
el cielo empieza a arder
y escucha el viento
que me trae con su canción
una queja de amor,
como un lamento.

El perfume de una flor,
el ritmo de un tambor
en las praderas.
Danzas de guerra y paz
de un pueblo que aún
no ha roto sus cadenas.

América (América, América...)
es América (América, América...).
Todo un inmenso jardín,
eso es América.
Cuando Dios hizo el Edén,
pensó en América.

América (América, América...)
es América (América, América...).
Todo un inmenso jardín,
eso es América.
Cuando Dios hizo el Edén
pensó en América.

América, América, América...

El tema es de autorías de José Luis Armenteros y Pedro Herrero.

La orquestación fue grabada en Londres como puede apreciarse por el acento inglés de los coros en la canción "América, América", que serviría como nuevo título del álbum. Nino Bravo no se encontraba conforme con la grabación efectuada del tema “América, América” y tenía la intención de regrabarlo para mejorar la toma. Nunca pudo llegar a hacerlo pues  vendría el accidente fatal en Villarrubio (Cuenca, España) el 16 de abril de 1. 973.  
El álbum salió al mercado unos meses después de su trágico fallecimiento y en solo unas semanas se convirtió en un éxito de ventas.

jueves, 11 de octubre de 2018

Canción para mi pueblo - Rubén Ortiz.

Una canción a mi pueblo
pide cantar mi garganta,
una canción que retumbe
como canto de cigarra
y que siga retumbando
entre el mar y la montaña.

A mi pueblo, señor,
que conoció el dolor
y que hoy día se levanta
frente en alto y cara al sol.

Cien años de lucha
entre Goliat y David
terminaron, patria nueva,
la justicia llega al fin.

Esta canción que yo canto
pide recordar aquellos
que dieron su vida toda
luchando junto a los nuestros.

Gracias a Manuel Rodríguez
a Lafferte y a Guevara,
gracias por prender la antorcha
que hoy día el pueblo levanta.