domingo, 25 de junio de 2017

LOS TRES SALTOS de Carlos Basabe.


LOS TRES SALTOS 
de Carlos Basabe. 

Atracción del verano, caluroso, agobiante
era el canal del agua, transformado en piscina
bancales de cascadas de la tercera zona
donde nos refrescamos en siestas de Regina

Las chacras escondían, nuestras ropas raídas
de andar entre las hierbas, juntando algunas frutas
experiencia de niños de barrios suburbanos
añoranza de abuelo, diabluras de aventuras

Recuerdo tantas tardes, de pandillas alegres
bañándonos desnudos, en aquellos “tres saltos”
escondidos debajo de la cascada de agua
cuando la policía llegaba, como de sobresalto

A veces los vecinos, nos escondían las ropas
para vernos llorando sin nada que taparnos
otras veces angustia, contingencia inmediata
cuando algún compañero gritaba de asustado

el regreso era el mismo, de a dos en bicicleta
comentando lo hermoso que lo habíamos pasado
prometiendo el escape de la siguiente siesta
mientras en nuestras casas dormían nuestros padres

como de sotamanga, asaltando las chacras
recogíamos uvas, peras o manzanas
para llegar sonrientes a nuestro humilde rancho
haciendo un buen aporte, a nuestra mesa magra.


Para llevar a cabo el riego de las chacras sembradas de frutales en el Valle de Río Negro (Argentina), existen una serie de canales de agua que se bifurcan en canales menores para llegar a cada lote. Los de mayor caudal son apropiados para darse un buen refrescón en época de verano, y hacia esos sitios ya descubiertos íbamos en grupos a pasarla bien durante la hora de la siesta. En un lugar llamado “los tres saltos” por estar casi seguidas tres compuertas, ofrecían una diversión segura para nuestro beneficio. De regreso a casa en bicicleta, no faltaba ocasión para adueñarnos de unas cuantas frutas selectas cosechadas de las mismas plantas.

Poema y comentario de Carlos Basabe. Foto archivo de RINCÓN BARDA SUREÑA.

viernes, 23 de junio de 2017

Canto versos - Jorge Fandermole.




Si pienso en algo para decir,
si pienso en alguien por quien vivir,
si casi nada se tiene en pie
y este segundo ya se nos fue;
si en la mirada dura un fulgor
atravesando tanto dolor
yo canto versos de mi sentir
y los condeno a sobrevivir.

Donde parece el sol no alumbrar,
donde se muere de soledad,
en lo más hondo de esta quietud,
donde ocultó la sangre la luz;
donde agoniza un ángel guardián
y se nos pudre el agua y el pan
yo canto versos del corazón
y los enciendo en una canción.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.

En lo invisible de la ciudad,
donde se ocultan odio y verdad,
donde las bocas de un niño gris
corren sonámbulas tras de mí;
la infortunada noche que un Dios
arrepentido nos olvidó
yo canto versos de furia y fe
pa' que me ayuden a estar de pie.

Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
no sé más qué hacer en esta tierra incendiada
sino cantar.
Canto, canto;
tan débil soy que cantar es mi mano alzada.
Y fuerte canto, canto;
qué más hacer con palabras deshabitadas
sino cantar.



lunes, 19 de junio de 2017

Jorge Palacios "Que lo diga el río".


"Que lo diga el río" (Juan Falú) pertenece al álbum del guitarrista Jorge Palacios "Río Paradiso"(2010).

Jorge Palacios nace en Villa Regina, Río Negro en 1979. Realizó sus estudios de Profesorado Superior de guitarra, en el Instituto Universitario Patagónico de las Artes (IUPA) de General Roca. Estudió música de Cámara con el maestro Ljerko Spiller y guitarra con los profesores Roberto Moroni, Víctor Villadangos y Miguel Ángel Portal. Perfeccionó sus estudios con los reconocidos maestros Eduardo Fernández, María Isabel Swievers, Graciela Pomponio, Pablo Márquez, Gérard Abitons, Armando de la Vega y Marcos Archetti.
Fue integrante del Cuarteto de Guitarras de Río Negro del IUPA, del dúo de guitarras Portal- Palacios y del Grupo de Música Latinoamericana Sanampay. En el año 2003 debutó como solista junto a la Orquesta de Cámara del Neuquén, en el concierto de Joaquín Rodrigo “Fantasía para un gentilhombre”. En el 2004 participa en la Décima Edición del Festival “Guitarras del mundo”. 
A lo largo de estos años ha sido convocado por reconocidos artistas entre los que se destacan el músico surero Omar Moreno Palacios, el cantor de tango Omar Mollo y el compositor y acordeonista brasileño Luíz Carlos Borges. 
En 2010 edito su primer CD, titulado "Río Paradiso”, el que presentó en distintas ciudades de Italia. 
Se desempeña desde el año 2004 como profesor de guitarra, improvisación y ensamble, en la ESMN (Escuela Superior de Música de Neuquén).
Promueve y organiza, desde el año 2011 en la ciudad de Neuquén, el ciclo “Guitarra Intima”, cuyo espíritu es promover la versatilidad del instrumento en diversos géneros y estilos.
Fue integrante del Grupo Flamenco “Manto de Andújar” con el cual mantuvo una fuerte presencia en la región durante los años 2010 a 2012 y fue el único grupo del interior convocado para participar en la Segunda Bienal Internacional de Flamenco en Buenos Aires (2011). En la actualidad mantiene su actividad como solista, es integrante, junto al Maestro Jorge Martí, del Dúo de Guitarras Escordando, invitado asiduamente al Festival Guitarras del Mundo en la ciudad de Buenos Aires y en la sede Neuquén. Además en mayo de 2014 el dúo realizó una importante gira por Qatar y Guyana Británica, difundiendo la música argentina con un repertorio original y adaptaciones propias. 
Desde el año 2013 conforma junto a Florencia Ferenza (Fl. Traversa) y Javier Díaz de Quintana (viola), el Ensamble Anthelia, trío dedicado a la música de cámara, con un variado repertorio que incluye autores de todos los tiempos y música argentina. Por su particular formación, la sonoridad del trío se caracteriza por las ricas texturas y colores de las múltiples combinaciones de los instrumentos, muy distintos entre sí, que simulan por momentos una pequeña orquesta. En el año 2014 es convocado por la compositora María Suárez, para la grabación del disco “Fabulario” junto a los músicos Andrés Beeuwsaert, Mariano “Tiki” Cantero y Marcos Archetti. Desde el año 2016 se desempeña como Rector de la Escuela Superior de Música de Neuquén.

domingo, 18 de junio de 2017

Edith Piaf - La Foule (subtitulos en francés y en español).




"Que nadie sepa mi sufrir" es una canción compuesta en ritmo de vals peruano por el argentino Ángel Cabral en 1936.
Con letra de Enrique Dizeo, también argentino, fue interpretada como un vals criollo entre los años 1930 y 1950.
Su versión en francés, es conocida como “La Foule”, fue un gran éxito en la voz de Édith Piaf que le dió fama internacional y dinero a sus autores.
Cuenta la historia que en oportunidad de la presentación en el Teatro Ópera de Buenos Aires, la cantante francesa Édith Piaf escucha una grabación interpretada por el popular cantante argentino Alberto Castillo. En París, convocó al autor Michel Rivgauche, quien le cambió la letra por completo y el título, así nació “La Foule”, en 1957, pero en esta versión la canción solo utiliza la música original, dado que la letra utilizada es escrita por Michel Rivgauche.

El éxito del tema fue tan grande que  Ángel Cabral con las regalías que le fueron produciendo este tema compró  una casa grande en Mercedes y con Enrique Dizeo apostaban cantidades de boletos en  los hipódromos de Palermo y San Isidro.
De este tema opinaba Ángel Cabral: “Es un lindo valsecito peruano, pero pienso que a mí me tocó el ser supremo con la varita mágica. No lo puedo comprender, sinceramente. Si hay veinte mil canciones mejores...Incluso creo que he hecho otras superiores, pero así es la vida... y no me puedo quejar, todo lo contrario, he sido un afortunado. Un gran afortunado.”
La canción también ha sido grabada y se la conoce bajo el título “Amor de mis amores”.
Ángel Amato, conocido como Ángel Cabral, nació el 1° de octubre de 1911, en el barrio de Villa Luro, y falleció el 4 de junio de 1997.
A lo largo de su carrera compuso más de 200 canciones, entre las más destacadas podemos nombrar: “Que nadie sepa mi sufrir”, “Amarraditos” y “Plegaria” (valses peruanos); “Errante vagabundo”, “Desagradecida” y “Desamorada” (valses); “Su nombre era Margot”, “El clavelito”.

El tema “Que nadie sepa mi sufrir” fue cantado por el tenor grandioso de Plácido Domingo, Julio Iglesias (versionada también en italiano por Julio Iglesias bajo el título “Arrangiatti Amore” que tuvo mucho éxito en Italia a principios de los ochenta), la cantaron también Rosamel Araya, Helenita Vargas, Oscar Mollo, María Dolores Pradera, Julio Jaramillo, José Feliciano, Pedro Pubill Calaf (más conocido como Peret), La Sonora Dinamita, Frank Pourcel, Raphael, Claudia Armani, Nati Mistral, Susana Rinaldi (en la versión con letra en francés), Raúl Barboza, Soledad Pastorutti, Tamara,  Alberto Castillo, Los Visconti, Carlos Dante, César Augusto, Argentino Ledesma y Alberto Marino. Por lo demás, fue grabado en ritmo de lambada y de cuarteto, en alemán y en idish.

viernes, 16 de junio de 2017

A la palabra - José Martí.

Alma que me transportas:
Voz desatada
Que a las almas ajenas
Llevas mi alma;
Cinta, cinta de fuego
Que pura y rauda
A los sueltos humanos
Alegras y atas; –
Pastora, y pastorcilla
Enamorada,
Que junto al blanco y húmedo
Rebaño canta;
Arabe, árabe fiero –
Que en su dorada
Hacanea parece
Volante llama; –
León, león rugiente
De la montaña
Que como alud de oro
Al valle baja,-
Y en el villano impuro
La garra clava,-
Y en el dormido alumbra
El sol del alma; –
Lira, lira imponente
En la más alta
Cúspide de la tierra
Serena, alzada,-
En dos troncos de robles
Corvos las blandas
Cuerdas mordiendo, y trenzas
De rosas blancas
De los hilos sonoros
Sueltas al aura,
Cantando con pasmosas
Hercúleas cántigas,
De los dioses del cielo
Y tierra hazañas,
Y en himnos sin medida,
Como las almas,
Esparciendo a las nubes
La esencia humana,
Que en lento giro asciende
De la batalla