martes, 20 de febrero de 2018

Cucusita (tango) Letra: Carlos Lucero y música: Alberto Castillo.

Perdóneme, doctor, si yo he venido,
a rogarle que me diga si es verdad...
Van tres noches, se lo juro, no he dormido,
pensando en tan hermosa realidad.
He sabido que a Pinocho lo han traído
con una urgencia, moribundo, al hospital,
¡y que un hada misteriosa que ha venido,
con su magia lo acaba de curar!

¿Usted no me conoce?
Me llamo Cucusita,
y tengo una hermanita
que no puede jugar,
es de trencitas rubia
¡si viera qué bonita!
¡Y hace seis meses largos
no puede caminar!

Por eso yo le ruego
a usted, Doctor, tan bueno,
que llame a esa hada pronto,
con toda su bondad,
que vaya por mi casa,
que cure a mi hermanita,
como curó a Pinocho
¡Así podrá jugar!

El médico, asombrado, lo miraba
y en sus ojos una lágrima asomó
y mientras lo abrazaba murmuraba:
«Muy pronto sanará, si crees en Dios.»
A su casa corrió con alegría...
y en los brazos de la madre se durmió.
Y en sus sueños vino el hada que pedía
¡y al instante la nena caminó!


RAFAEL FARÍAS CABANILLAS: Nació en Alta Gracia, provincia de Cordoba y murió en 1990 en Argüello, en las afueras de la capital cordobesa.
Autor y primer intérprete de "Pinocho". Otro gran suceso suyo fue "Cartagenera", tema grabado por grandes voces de la canción latina, como Gregorio Barrios, Antonio Machín, Luis Ordóñez, Linda Vera, Luis Mariano, Los 3 Sudamericanos. Compuso también "Aladino", éxito de Los Hermanos Rigual y Los Mac Ke Mac's; "La Poca Cosa", interpretada por Eduardo Rodrigo y Dany Martin; "La Mantilla" y otros temas.
Como intérprete fue vocalista de la Casablanca Jazz y se destacó como solista con "Mira que Luna", "Sombras", "Mariquilla Bonita", "Amarraditos", "Río Río", "Silbando Zambas", acompañado por Alberto Castelar, Oscar Cardozo Ocampo, Víctor Buchino y otros grandes musicos.
(Información de rockolafree.com.ar)

lunes, 19 de febrero de 2018

EL NOMBRE OLVIDADO - José Ángel Buesa.

Voy andando en el tiempo de otro día,
alma sin nombre, nombre en el olvido;
te vi en un sueño y te he reconocido,
quizá porque en tu frente amanecía.

Y hoy es ayer en este parque viejo
donde está esperando, sombra leve,
como un olor de lluvia que no llueve,
como una niña ciega ante el espejo.

Pero eres tú, tan mía y tan ajena,
de un modo tan confuso y tan sencillo,
como el brillo redondo de un anillo
que no se sabe quién perdió en la arena.

Y yo soy la ternura de aquel hombre
que tú quisiste, ya no importa cuando,
y el tiempo se detiene, y sigo andando,
pero no logro recordar tu nombre...

viernes, 16 de febrero de 2018

Canción de la espera - José Ángel Buesa.

Espero tu sonrisa y espero tu fragancia
por encima de todo, del tiempo y la distancia.
Yo no sé desde dónde, hacia dónde, ni cuándo
regresarás... sé sólo que te estaré esperando.

En lo alto del bosque y en lo hondo del lago,
en el minuto alegre y en el minuto aciago,
en la función pagana y en el sagrado rito,
en el limpio silencio y en el áspero grito.

Allí donde es más fuerte la voz de la cascada,
allí donde está todo y allí donde no hay nada,
en la pluma del ala y en el sol del ocaso,
yo esperaré el sonido rítmico de tu paso.

Comprendo que de mí ya se ría la gente
al ver cómo te espero desesperadamente.
Cuando todos los astros se apaguen en el cielo,
cuando todos los pájaros paralicen el vuelo
cansados de esperarte, ese día
lejano yo te estaré esperando todavía.

No importa: aunque me digan todos que desvarío,
yo te espero en las ondas musicales del río,
en la nube que llega blanca de su trayecto,
en el camino angosto y en el camino recto.

Niño, joven o anciano, sonriendo o llorando,
en el alba o la tarde, yo te estaré esperando,
y si me convenciera que ese ansiado día
no habría de llegar, también te esperaría.

lunes, 12 de febrero de 2018

Árbol - Julio J. Casal fue un poeta, editor y crítico literario uruguayo.

Árbol, yo ya sabia que eras hermano mío.
Hacia los cielos vamos en claro florecer.,.
Y tus ramas audaces, hallaron el rocío
en el cristal y el ámbar, luz de mi amanecer...
¡Árbol, yo ya sabia que eras hermano mío!

En ti hay, a momentos, más pájaros que hojas
Y eres en primavera mágico surtidor.
Y en mí, ¡qué profusión de rosas, blancas, rojas,
Y qué acento en mi lírico manantial interior!

Los dos brindamos, árbol, savia joven y nueva.
Y por nosotros corre un idéntico río
de emoción, y sabemos en las nieves de prueba
aguardar libremente el calor de otro estío.

Hacia lo azul, el mismo impulso azul nos lleva...
Árbol, yo ya sabía que eras hermano mío.

sábado, 10 de febrero de 2018

Aligerarse para el vuelo - Julio J. Casal.

Aligerarse pata el vuelo. Un día
nada de lo superfluo pesará.
Iremos tan sin carne,
tan sin sombra,
sólo en la luz...

Creíamos,
que lo que fue quedando en el viaje,
lo íbamos perdiendo,

Perder no es desprenderse
de lo frondoso,
ni es ir dejando aquello que nos viste
de transitoria y fácil alegría.

Mirar como se apaga
la voz que grita,
no es perder.
Y nos alcanzará, con nuestra parte
de agua y de viento.

Un día
irá nuestro corazón ligero
-no vacío-
sólo en la luz,
tan sin carne,
tan sin sombra...