domingo, 7 de febrero de 2016

Salutación al Águila de Rubén Darío.

Salutación al Águila
...May this grand Union have no end! 

FONTOURA XAVIER 

ArribaAbajo Bien vengas, mágica Águila de alas enormes y fuertes 
a extender sobre el Sur tu gran sombra continental, 
a traer en tus garras, anillas de rojos brillantes, 
una palma de gloria, del color de la inmensa esperanza,
y en tu pico la oliva de una vasta y fecunda paz. 

Bien vengas, oh mágica Águila, que amara tanto Walt Whitman,
quien te hubiera cantado en esta olímpica jira, 
Águila que has llevado tu noble y magnífico símbolo 
desde el trono de Júpiter, hasta el gran continente del Norte.

Ciertamente, has estado en las rudas conquistas del orbe. 
Ciertamente, has tenido que llevar los antiguos rayos. 
Si tus alas abiertas la visión de la paz perpetúan, 
en tu pico y tus uñas está la necesaria guerra. 

¡Precisión de la fuerza! ¡Majestad adquirida del trueno!
Necesidad de abrirle el gran vientre fecundo a la tierra 
para que en ella brote la concreción de oro de la espiga, 
y tenga el hombre el pan con que mueve su sangre. 

No es humana la paz con que sueñan ilusos profetas, 
la actividad eterna hace precisa la lucha:
y desde tu etérea altura, tú contemplas, divina Águila, 
la agitación combativa de nuestro globo vibrante. 

Es incidencia la historia. Nuestro destino supremo 
está más allá del rumbo que marcan fugaces las épocas. 
Y Palenque y la Atlántida no son más que momentos soberbios
con que puntúa Dios los versos de su augusto Poema. 

Muy bien llegada seas a la tierra pujante y ubérrima, 
sobre la cual la Cruz del Sur está, que miró Dante, 
cuando siendo Mesías, impulsó en su intuición sus bajeles, 
que antes que los del sumo Cristóbal supieron nuestro cielo.

E pluribus unum! ¡Gloria, victoria, trabajo! 
Tráenos los secretos de las labores del Norte, 
y que los hijos nuestros dejen de ser los retores latinos, 
y aprendan de los yanquis la constancia, el vigor, el carácter. 

¡Dinos, Águila ilustre, la manera de hacer multitudes
que hagan Romas y Grecias con el jugo del mundo presente, 
y que, potentes y sobrias, extiendan su luz y su imperio 
y que, teniendo el Águila y el Bisonte y el Hierro y el Oro, 
tengan un áureo día para darle las gracias a Dios! 

Águila, existe el Cóndor. Es tu hermano en las grandes alturas.
Los Andes le conocen y saben que, cual tú, mira al Sol. 
May this grand Union have no end! dice el poeta. 
Puedan ambos juntarse, en plenitud, concordia y esfuerzo. 

Águila, que conoces desde Jove hasta Zarathustra 
y que tienes en los Estados Unidos tu asiento,
que sea tu venida fecunda para estas naciones, 
que el pabellón admiran constelado de bandas y estrellas. 

¡Águila que estuviste en las horas sublimes de Pathmos, 
Águila prodigiosa, que te nutres de luz y de azul, 
como una Cruz viviente, vuela sobre estas naciones,
y comunica al globo la victoria feliz del futuro! 

Por algo eres la antigua mensajera jupiterina, 
por algo has presenciado cataclismos y luchas de razas, 
por algo estás presente en los sueños del Apocalipsis, 
por algo eres el ave que han buscado los fuertes Imperios.

¡Salud, Águila! Extensa virtud a tus inmensos revuelos, 
reina de los azures, ¡salud! ¡gloria! ¡victoria y encanto! 
¡Qué la Latina América reciba tu mágica influencia 
y que renazca nuevo Olimpo, lleno de dioses y héroes! 

¡Adelante, siempre adelante! ¡Excelsior! ¡Vida! ¡Lumbre!
¡Que se cumpla lo prometido en los destinos terrenos, 
y que vuestra obra inmensa las aprobaciones recoja 
del mirar de los astros, y de lo que Hay más Allá! 

Río de Janeiro, 1906.

No hay comentarios: