jueves, 22 de diciembre de 2016

Mi Buenos Aires querido de Alfredo Le Pera - música de Carlos Gardel.

Mi Buenos Aires querido.
  
Mi Buenos Aires querido
cuando yo te vuelva a ver,
no habrás más pena ni olvido.

El farolito de la calle en que nací
fue el centinela de mis promesas de amor,
bajo su quieta lucecita yo la vi
a mi pebeta, luminosa como un sol.
Hoy que la suerte quiere que te vuelva a ver,
ciudad porteña de mi único querer,
y oigo la queja
de un bandoneón,
dentro del pecho pide rienda el corazón.

Mi Buenos Aires
tierra florida
donde mi vida
terminaré.
Bajo tu amparo
no hay desengaños,
vuelan los años,
se olvida el dolor.
En caravana
los recuerdos pasan,
con una estela
dulce de emoción.
Quiero que sepas
que al evocarte,
se van las penas
de mi corazón.

La ventanita de mi calle de arrabal.
donde sonríe una muchachita en flor,
quiero de nuevo yo volver a contemplar
aquellos ojos que acarician al mirar.
En la cortada más maleva una canción
dice su ruego de coraje y de pasión,
una promesa
y un suspirar,
borró una lágrima de pena aquel cantar.

Mi Buenos Aires querido,
cuando yo te vuelva a ver,
no habrá más pena ni olvido.

Alfredo Le Pera nació en la ciudad de San Pablo (Brasil) el 8 de junio de 1870. Existe también la versión de su hermano, el Dr. José Le Pera, quien afirmó que se llamaba Alfredo Alfonso de Paula Le Pera y que había nacido el 6 de junio de 1870.
Su familia se trasladó a Buenos Aires cuando tenía dos meses de haber nacido, por lo que vivió toda su infancia allí. Fue periodista, autor teatral y cinematográfico reconocido compositor de letras de tangos, sobre todo los que Carlitos Gardel interpretó a lo largo de su carrera escribiendo el argumento de casi todas sus películas: Melodía de arrabal, Espérame, La casa es seria, allí en la Ciudad Luz; Cuesta abajo, El tango en Broadway, El día que me quieras, Tango Bar, en Nueva York y todas las canciones de las mismas.
Dice José Gobello: “Le Pera trató de emplear, en sus letras, un lenguaje que resultara inteligible a todo el mundo hispanohablante, ampliando, de ese modo, la geografía del tango”.
Murió en Medellín (Colombia, el 24 de junio de 1935), en el mismo accidente que quitara la vida a su compañero Carlitos Gardel junto a los guitarristas José María Aguilar (el Indio Aguilar), Ángel Domingo Riverol y Guillermo Barbieri al chocar dos aeroplanos a punto de despegar, sobre la pista del aeropuerto Las Playas.

1 comentario:

Maria Rosa dijo...

Muy buen poeta fue Le Pera, tal vez, eclipsado por Gardel.

¡¡FELIZ NAVIDAD GUILLERMO !!!

mariarosa