jueves, 15 de octubre de 2015

ZAMBA PARA JAVIER – Zamba de Ignacio Anzoátegui.

ZAMBA PARA JAVIER 
de Ignacio Anzoátegui.

Quiero tener un hijo
que se parezca a vos,
con los ojos tristones y lejos
y una música en el corazón.
 
Quiero que el hijo nuestro
sueñe como los dos;
y al mojarse la noche en el río,
se nos duerma con esta canción.
 
Hijo nuestro,
             por tu cielo ha salido otra luz:
             que ya viene a invitarte a paseo
             en su burro, el niñito Jesús.
 
Quiero volcarle al hijo
todo nuestro querer
y que encuentre en la zamba su nombre,
cuando llegue del cielo Javier.
 
Quiero correr el tiempo
para que pueda ser
y al lloverse de luces su día,
se haga cierta esta copla por él.

Ignacio Braulio Anzoátegui (h) fue el autor-creador de la bellísima “Zamba para Javier” (que escuchábamos, en la zona de Villa Regina, provincia de Río Negro, Patagonia Argentina) por radio AM en la década del ´70 y ´80 en los programas folclóricos de LU16 Radio Río Negro de Villa Regina y LU19 Radio “La Voz del Comahue” de Cipolletti … poesía, arte, sentimiento eso fue Ignacio Anzóategui.
Ignacio Braulio Anzoátegui (h) nació en Buenos Aires, el 20 de Septiembre de 1935, fue hijo de Ignacio Braulio Anzoátegui un escritor y poeta argentino y de Josefina Padilla, fue el mayor de los 11 hermanos. Decía de sus antepasados salteños  pero “portadores de mi apellido/ ingresaron a las Provincias Unidas del Sud/ por la muy bella Provincia de Salta” claro en el Siglo XVIII aún no existía las Provincias Unidas de Sud pero los Anzóategui siempre se sintieron parte de la Patria Grande, de nuestra Argentina.
Se educó en diversas instituciones, recibiendo su diploma de bachiller en el Colegio del Salvador de Buenos Aires.
Desde muy joven se inclinó tanto por las letras como por la  pintura, destacándose en ambas ramas con diversas publicaciones de poemas. Dirigió durante algunos años la FM de Radio Nacional y era miembro activo de la Academia Argentina de Folclore. Sus palabras dejaron inauguradas las sesiones de la Academia del Folklore, hace dos años: "Lo que aquí nos reúne es el amor. El verdadero, el limpio, el diáfano amor por la Patria. El color y el olor de la Patria. Las palabras y las músicas que la integran y que llenan nuestro corazón desde siempre, desde el principio, desde el origen. Es nuestra tarea conocer y divulgar el patrimonio que tenemos en las manos y en la sangre".
El contenido de las letras de sus canciones y muchas de sus poesías, se refieren al noroeste argentino; fue un devoto practicante católico y lo demuestra en muchas de sus obras tanto pictóricas como poéticas y cancioneras.
Contrajo matrimonio con María Luisa  Zapiola en 1961. Fue padre de 5 hijos, Javier, Pilar, Soledad, Rosario y Guadalupe.
No es nada raro  que Anzóategui un apellido, a todas luces, de origen vasco, Ansoátegi o Anzóategui y de nombre Ignacio (también de origen vasco), tuviera un hijo al que pusiera por nombre Javier.
Decía Ignacio Anzóategui:  “Yo me casé el 3 de Abril de 1961 con María Luisa Zapiola y nos fuimos de luna de miel a Mar del Plata. Yo venía componiendo canciones desde muy chico, desde los 15 años, me casé a los 25. Cuando me voy de Luna de Miel, me voy con mi mujer y mi guitarra, y allí nació la “Zamba para Javier”. Pasó luego un tiempo, yo estaba recorriendo algunas empresas grabadoras, donde me hicieron los ofrecimientos más desleales que te podes imaginar, como por ejemplo: A mí me gusta esta zamba pero usted la va a tener que compartir, usted elija si es el autor de la letra y fulano de tal el de la música. Le contesté: de ninguna manera estoy dispuesto a compartir esto porque es como si usted me ofreciera compartir un hijo, y este hijo es mío, la “Zamba para Javier” es absolutamente mía. En Octubre del ‘62 nació un varón que se llamó Javier, y que se encontró con su zamba. Pasan los años, un hermano mío que fue a veranear a Córdoba, la oyó en un fogón cantada por un señor que dijo que la zamba “era de él”. Y yo me empecé a desesperar, porque de las cositas que yo había compuesto, la que más me importaba era esta zamba. Entonces, volví a recorrer las empresas grabadoras, sin ningún éxito, haciendo algunas amasadoras feas, engañosas, porque te prometían y prometían... hasta que resulta un hecho sumamente inesperado, (mientras tanto me había hecho muy amigo de Ernesto Sábato, iba muy seguido a su casa de Santos Lugares, y venían Matilde y Ernesto a la mía en Bella Vista) Y un día en el año ‘67 un grupo de amigos que se reunieron en casa, porque sabían que venía Sábato, me dicen: Ignacio, por qué no agarras la guitarra y cantas algunas de tus cosas, y canto la “Zamba para Javier” y algunas otras cosas más. Sábato en ese momento no me dice nada, pero al otro día me llama a la oficina donde trabajaba en ese momento en Bs. As, y me dice: “Deje lo que esta haciendo Ignacio, yo lo estoy esperando en la oficina de un amigo mío que queda en la calle San Martín (no me acuerdo a cuanto). Era Ben Molar. ¡La editorial Fermata de Ben Molar! ¡Y se había largado Sábato para interceder por mí con Ben Molar! Que en esos momentos era inaccesible, y me ofrece -en realidad presionado por Sábato-, la oportunidad de grabar. Y así fue que grabé un pequeño disco simple, en aquella época se grababa así, en el año ‘68, si andaba un disco simple se grababa un nuevo disco simple. Hice 3 hasta arribar por primera vez al primer L.P. Así sucedió... fueron andando bastante bien las canciones, sobre todo la “Zamba para Javier”, que tuvo una significativa difusión. No estaba concebido Javier cuando nació esta canción. Fue una premonición. En la luna de miel conversaba con mi mujer de los posibles nombres para nuestro hijo, y yo me jugué decididamente a que iba a ser Javier y nació Javier...”(Facebook).
Esta Zamba fue grabada en un disco simple de 33 revoluciones que giraba en aquellos legendarios Wincofón:  “Hijo nuestro, por tu cielo ha salido otra luz./ Que ya viene a invitarte a paseo,/ en su burro el Niñito Jesús”.
Vivió parte de su vida en Buenos Aires, y desde 1964 residió en Bella Vista, una localidad perteneciente al Partido San Miguel, Provincia de Buenos Aires lugar donde produjo la mayor parte de su obra. Fue allí donde tenía su taller en el que pasaba largas horas trabajando. Falleció en dicha ciudad el 20 de Julio de 2009.

Y la versión hecha por "Los Chalchaleros" una versión grandiosa que es un lujo escucharla....

2 comentarios:

eduardo hugo garcia rico dijo...

Gracias por esta revelación, conocía parte de la historia pero no en detalle.
Hermosa historia de una bella zamba que explica por qué, el amor de padres a hijos nace mucho antes que lleguen y luego el amor de hijos a padres los sobrevive y perdura!

eduardo hugo garcia rico dijo...

Gracias por esta revelación, conocía parte de la historia pero no en detalle.
Hermosa historia de una bella zamba que explica por qué, el amor de padres a hijos nace mucho antes que lleguen y luego el amor de hijos a padres los sobrevive y perdura!