martes, 7 de abril de 2015

Balada de Gabriela Mistral (1922).


BALADA
de Gabriela Mistral.


Él pasó con otra;
yo le vi pasar.
Siempre dulce el viento
y el camino en paz.
¡Y estos ojos míseros
le vieron pasar!
Él va amando a otra
por la tierra en flor.
Ha abierto el espino;
pasa una canción.
¡Y él va amando a otra
por la tierra en flor!
Él besó a la otra
a orillas del mar;
resbaló en las olas
la luna de azahar.
¡Y no untó mi sangre
la extensión del mar!
Él irá con otra
por la eternidad.
Habrá cielos dulces.
(Dios quiere callar)
¡Y él irá con otra
por la eternidad!



Gabriela Mistral nacida en Vicuña, Provincia de Elqui, Región de Coquimbo (Chile) como Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga fue la  única mujer de Nuestra América premiada con el Premio Nobel de Literatura en 1945.

En su país no reconocieron su talento hasta seis años después, cuando recibió el Nacional de Literatura de Chile.

El poeta chileno Nicanor Parra sobre el asunto escribió: 
Yo soy Lucila Alcayaga 
alias Gabriela Mistral 
primero me gané el Nobel 
y después el Nacional

a pesar de que estoy muerta 
me sigo sintiendo mal 
porque no me dieron nunca 
el Premio Municipal.

Gabriela Mistral tomó su nombre artístico de la admiración que sentía por el autor Federico Mistral y  el viento, el mistral, que azotaba los campos y barría las nubes al sur de Francia y, también, en al italiano Gabriele D'Annunzio.

Gabriela Mistral fue la hija de un profesor, que a pesar de haber abandonado el hogar cuando ella solo tenía tres años, Mistral lo defendió, e incluso confesó que unos versos que encontró en un "papelito" firmados por él despertaron su "pasión poética".

Desolación, considerada su primera obra maestra, apareció en Nueva York en 1922 publicada por el Instituto de Las Españas, a iniciativa de su director Federico de Onís. La mayoría de los poemas que forman este libro los había escrito diez años atrás mientras residía en la localidad de Coquimbito.

Murió en el Hospital de Hempstead, Nueva York, a causa de un cáncer de páncreas, el 10 de enero de 1957, a la edad de 67 años.

1 comentario:

Maria Rosa dijo...



Muy bueno recordarla en su día. Como muchos artistas no fue profeta en su tierra.
Una gran poeta.

mariarosa