jueves, 12 de noviembre de 2015

Rima de Gustavo Adolfo Becquer: Hoy como ayer, mañana como hoy, ¡y siempre igual!


Hoy como ayer, mañana como hoy, 

¡y siempre igual! 

un cielo gris, un horizonte eterno, 
¡y andar... andar! 



Moviéndose a compás, como una estúpida 

máquina, el corazón; 
la torpe inteligencia, del cerebro 
dormía en un rincón. 



El alma, que ambiciona un paraíso, 

buscándolo sin fe; 
fatiga, sin objeto, ola que rueda 
ignorando por qué. 



Voz que incesante con el mismo tono 

canta el mismo cantar; 
gota de agua monótona que cae, 
y cae sin cesar. 



Así van deslizándose los días 

unos de otros en pos, 
hoy lo mismo que ayer... y todos ellos 
sin goce ni dolor. 



¡Ay! a veces me acuerdo suspirando 

del antiguo sufrir... 
Amargo es el dolor; pero siquiera 
¡padecer es vivir!



Gustavo Adolfo Claudio Domínguez Bastida (Sevilla, 17 de febrero de 1836-Madrid, 22 de diciembre de 1870), más conocido como Gustavo Adolfo Bécquer, fue un poeta y narrador español, perteneciente al movimiento del Romanticismo. Por ser un romántico tardío, ha sido asociado igualmente con el movimiento posromántico. Aunque en vida ya alcanzó cierta fama, solo después de su muerte y tras la publicación del conjunto de sus escritos alcanzó el prestigio que hoy se le reconoce.
Su obra más célebre son las Rimas y Leyendas. Los poemas e historias incluidos en esta colección son esenciales para el estudio de la literatura hispana, sobre la que ejercieron posteriormente una gran influencia. (Wikipedia).

1 comentario:

Maria Rosa dijo...


Siempre bellos sus versos, no pasa de moda, parecen escritos hoy. A otros poetas se los lee con admiración pero reconociendo su antigüedad en las palabras, en la expresión; Becquer es siempre actual.

mariarosa