lunes, 18 de julio de 2016

Milonga de la taba de Alberto Buela.


La conocí en las canchas
entre lomo, hoyo y suerte
a veces corriendo fuerte
como buscando revancha.
Bien cuidada, medio ancha
de calce jamás lunanco
y sobre los siete trancos
de la cancha señalada, 
la he visto quedar clavada
como picar y hacer blanco.

Algunos la llaman hueso, 
otros taba, otros calzada
como bronce bien balanceada
o con acero no grueso, 
exacto no sé su peso
porque nunca la he pesado
aunque de chico he jugado
con ella hasta mi sudor, 
como lo hace un jugador
por el juego... dominado.

La historia cuenta que en Grecia
don Patroclo se cabreó
y Clitónimo mató
en una tabeada recia.
Desde entonces se desprecia
solo y triste en sus rediles
y al ser muerto en los desfiles
Patroclo que no era joya
sangró la ciudad de Troya
bajo la mano de Aquiles.

Por eso también se asoma
canosa como el Pampero
entre los versos de Homero
como si fuera una coma.
Después entre vivas y bromas
habra pasao para España
y amparada por las mañas
de algún busca que camina, 
apareció en la Argentina
radicada en las campañas.

La taba, digo la taba
lindo juguete de criollo
cuando se tira con rollo
como Quito la tiraba, 
bien arriba y esperaba
a que la suerte lo viera, 
mientras la gente de afuera
vociferaba contenta, 
-"Al tiro tengo cincuenta", 
otros...:-"yo voy a la espera".

Ansí la he visto clavada
de vuelta y media... bajita
como de dos serenita
sin torcerse en la picada.
La he visto girar templada
de dos y medio también
y aunque sé que no está bien
la he echao de roldanita
girando a la pobrecita
sin rumbo, pero por cien.

A no ser que esté cargada
como la han cargado a veces
los tramposos en sus destreces
pa'desplumar a la indiada.
Por ello hasta ha sido hachada
pa'descubrirle la carga
y entre salivas amargas
se ha comprobado sin bambolas
que el diablo mete la cola
pa'ser la infamia más larga.

En yerras y señaladas
en cumpleaños y carreras, 
entre la gente campera
siempre ha sido respetada.
Más de uno ha quedao sin nada
por rejugarse a la suerte
por eso en ella se advierte
mirando sus travesías
ramilletes de alegrías
como de cruces y muertes.

Tal vez por eso un día
se organizó en Atalaya
una partida de taba
para salvar una vida.
Pero yo sé de partidas
que han organizado los pillos
donde se advierte en sencillo
rastros de muchos timberos
de comisarios coimeros, 
de granujas y caudillos.

Yo también desde gurí
la practiqué con la luna
cuando la clavaba, ahijuna, 
tiro a tiro por allí.
Anduve algún tiempo así
bien entrenao con la taba
y cuando el hueso pisaba
solía acompañarme Juan, 
otro ejemplar de Satán
que todito se jugaba.


Entre los juegos preferidos por el gaucho, se encontraban: las carreras “cuadreras”, las bochas, el truco y “la taba”.
El juego de la taba en sud-américa tenía un radio de acción abarcaba  a toda la República Argentina, partes de Chile y Bolivia, la campaña paraguaya, el sur de Brasil y toda la República Oriental del Uruguay.
El juego de la taba fue introducido por los españoles en toda  nuestra América y es muy popular en zonas rurales y ganaderas.
El juego de las tabas, juego de la taba es el nombre que reciben distintos juegos infantiles y de azar consistentes en el lanzamiento de unos huesos (o tabas) a modo de dados.
Dice Revisionistas:
"Se juega sobre un terreno liso que separa dos canchas bien marcadas, una a seis metros de la otra, y aproximadamente dos metros de ancho.  El espacio entre las dos canchas es un rectángulo llamado “adentro”.  La cancha es de tierra apisonada regada o humedecida con la suficiente antelación como para que permita la “clavada”.

Según Buela, “la clavada” es el tiro máximo de la tabeada, que consiste en hacer que la taba caiga en la cancha contraria y quede firmemente adherida al suelo merced al “hacha” o filo con la “suerte” hacia arriba.

Las reglas

1) El jugador que lanza la taba debe hacerlo desde los límites de su cancha, sin pisar la línea.

2) Si la taba cae “adentro” el tiro queda anulado.

3) Las apuestas (si las hubiere), deben concluir antes del lanzamiento y dejarse en lugar neutral.

4) El jugador que “pisa la taba” y es echado en el primer tiro, tiene opción a seguir jugando.

5) Si la taba cae “suerte” gana el que lanzó y sigue jugando.  Si cae “culo” pierde y debe dejar paso a otro jugador.

Seguramente habrá quien después de leer éstas líneas, decida buscar en su vitrina aquella vieja taba que estaba de adorno y rumbiando pa’l patio, se hará unos tiritos, en nombre de nuestra tradición gaucha.

Denominación de la taba en los distintos países

Argentina: taba
Bolivia: taba
Chile: taba, cachnin (mapudungún)
Perú: taba
Uruguay: taba
Venezuela, La güesa o huesa.

Australia: jacks-knucles
Emiratos Arabes Unidos: al saqla
España: taba, carnicol, verdugo, ossets, els ossets (Cataluña), todos, (Cataluña) todols (Cataluña), una variante callosets (los huesos del cordero y una pelota de goma), los huesos (Alfarrás, Lleida.), otra variante, tabas salvadas (Pamplona)
Francia: osselet
Holanda; bikkelen
Indonesia: kulit k`rang
Japón: otedama (con saquitos de arroz)
Kenia: jackstones (con nueces)
Malasia: main seremban (con conchas)
Marruecos: seba tizra (con piedrecitas)
República Sudafricana: diketo
Ruanda: matha kisana
Trinidad y Tobago: trier".

http://www.revisionistas.com.ar/

No hay comentarios: