viernes, 13 de mayo de 2016

La Higuera de Juana de Ibarbourou.

Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises,
yo le tengo piedad a la higuera.
En mi quinta hay cien árboles bellos:

ciruelos redondos,
limoneros rectos
y naranjos de brotes lustrosos.

En las primaveras,
todos ellos se cubren de flores
en torno a la higuera.

Y la pobre parece tan triste
con sus gajos torcidos que nunca
de apretados capullos se visten...

Por eso,
cada vez que yo paso a su lado,
digo, procurando
hacer dulce y alegre mi acento:
-Es la higuera el más bello
de los árboles en el huerto.

Si ella escucha,
si comprende el idioma en que hablo,
¡qué dulzura tan honda hará nido
en su alma sensible de árbol!

Y tal vez a la noche,
cuando el viento abanique su copa,
embriagada de gozo, le cuente:

-Hoy a mi me dijeron hermosa.
Juana de Ibarbourou nació en la ciudad de Melo, departamento de Cerro Largo (Uruguay), el 8 de marzo de 1892. Su nombre real era Juana Fernández Morales, pero a los veinte años se casó con el capitán Lucas de Ibarbourou y adoptó su apellido como seudónimo.
En 1932 fue la promotora para que se realizara un concurso internacional para dotar de una bandera a la Hispanidad. Surgió así la Bandera de la Hispanidad, o Bandera de la Raza Hispánica, que es una creación del capitán del Ejército Nacional de Uruguay, Ángel Camblor, y fue izada por primera vez el jueves 12 de octubre de 1932, en la Plaza de la Independencia de Montevideo.
Juana de Ibarbourou falleció en la ciudad de Montevideo el 15 de julio de 1979.

1 comentario:

Maria Rosa dijo...

Un poema de esos que no se olvidan. Gracias Guillermo por recordarlo.
Buen fin de semana.
mariarosa