sábado, 9 de abril de 2016

Borges

Encontré esta perlita sobre Borges que me pareció interesante y quise compartirla con ustedes. Al menos para conocerlo un poco más.

BORGES

“El coraje fue una de las constantes en la vida de Borges. En la década de los sesenta lo llamaban por teléfono a menudo y voces anónimas lo amenazaban de muerte. Un día, harto de esas amenazas, contestó: “Mire, yo vivo en tal calle, en tal número, en el sexto piso y en la puerta hay una chapa que dice Borges: usted no se puede equivocar. Casi siempre estoy en casa y cuando tocan el timbre suelo abrir yo mismo la puerta; matarme es bastante fácil. Si usted lo hace, me favorece. Nada hay que favorezca más a un escritor o a un artista que una muerte violenta; Lugones y Gardel son una prueba de lo que digo. Venga nomás, no pierda más tiempo, lo estoy esperando”. Los llamados se interrumpieron definitivamente.



Cuando era todavía profesor en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, una mañana irrumpió un muchacho en su aula y lo interpeló: 
—Profesor, tiene que interrumpir la clase.
—¿Por qué? —preguntó Borges.
—Porque una asamblea estudiantil ha decidido que no se den más clases hoy para rendir homenaje al Che Guevara.
—Ríndanle homenaje después de la clase —agregó Borges.
—No. Tiene que ser ahora y usted se va.
—Yo no me voy, y si usted es tan guapo, venga a sacarme del escritorio.
—Vamos a cortar la luz —prosiguió el otro.
—Yo he tomado la precaución de ser ciego. Corte la luz, nomás.
Borges se quedó, habló a oscuras, fue el único profesor que dio su clase hasta el final y sus alumnos, impresionados, no se movieron del aula.”


María Esther Vázquez. Borges, sus días y su tiempo.

1 comentario:

Maria Rosa dijo...


Borges es siempre una sorpresa, me alegra que te haya resultado interesante. Gracias Guillermo por publicarlo.

mariarosa